18 enero 2007

Cada día me asombran más las noticias que vienen del otro lado del charco. Según parece, el año pasado murieron cerca de 7,000 personas en Estados Unidos víctimas de la mala escritura de sus médicos.

Sí, al fin el tópico se ha convertido en un asesino en serie. Las recetas que los médicos escriben con esa letra piojosa hace que los farmacéuticos se confundan, den un medicamento erroneo al inocente paciente y ¡zas! fulminen a los pobres enfermos.

Aquí la gente se muere por las listas de espera o la atención primaria absurda. La última vez que fui a urgencias sin poderme poner derecha por el dolor de estómago, me dijeron que tenía abdominalgia. Ni análisis, ni derivar a la residencia o al especialista. ¿Para qué? Total, sólo llevo un mes así. Para ese diagnóstico no necesitaba estudiar una carrera de seis años, señora... digo doctora.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si quieres que te hagan mas pruebas tienes que tener una enfermedad interesante. Es como en House, ¿has visto alguna vez que vaya alguien que le duele la tripa y le hagan pruebas?, pues no, claro. Tienes que añadir un par de sintomas ficticeos para despertar la curiosidad del medico. Tengo un tic en el ojo derecho alguna veces cuando me duele la tripa, ademas un dolor punzante intermitente en el brazo derecho y sobre todo, que siempre cuela, puedes decir un par de palabras tecnicas como "creo que tengo vasculitis" y ya esta preparado el anzuelo. Te van a hacer pruebas hasta que acabe el año :-)

Doji Kaoru dijo...

O eso o coger un escalpelo, ponérmelo al cuello y gritar con cara de psicótica (sí, sé lo que diréis...):

¡¡O me hacéis más pruebas o me lo clavo aquí mismo!!