24 abril 2007

Naufragios I: El Kaz II

kaz2_3


Dada la expectación que ha levantado el caso del yate fantasma, hoy vamos a comenzar una serie sobre los naufragios más misteriosos y extraños de la historia que permanecen sin resolución. En esta ocasión, nos centraremos en el más actual.

El Kaz II.


Seguir leyendo...


La alarma saltó el pasado 18 de abril. A 160 kilómetros de las costas del norte de Australia había aparecido un catamarán a la deriva. Lo más sorprendente estaba por llegar. Cuando los barcos y helicópteros de salvamento abordaron la embarcación, descubrieron un panorama como poco siniestro. La cena preparada en una mesa en cubierta, la ropa tendida, el navegador GPS en marcha, el motor encendido, la maquinaria funcionando correctamente... Todo era totalmente normal, a excepción de que nadie tripulaba ese barco. Nadie viajaba a bordo, a pesar de que el Kaz II abandonó Airlie Beach tan sólo tres días antes con tres pasajeros de 56, 63 y 69 años de edad.

Dos son las pistas principales que pueden ayudar en la investigación de lo ocurrido:

  • Una de las velas estaba dañada, aunque en ningún caso de manera tan grave como para impedir la navegación o provocar el regreso a puerto del barco.

  • Los chalecos salvavidas no se encontraban en un punto disponible, como suele suceder cuando los pasajeros de este tipo de embarcaciones se lanzan al agua. No debemos olvidar que se trataba de hombres experimentados.


En cuanto a las especulaciones que toman como referencia un trágicamente habitual suceso en estas ocasiones, que es el que supone olvidar bajar la escalerilla para regresar al barco una vez están en el agua, cualquiera que haya visto las fotografías puede darse cuenta de que el ascenso por la parte trasera del catamarán no era complicado, y que muchos de estas embarcaciones de recreo llevan plataformas similares en su parte posterior para la práctica del submarinismo o para fletar barcas de menor tamaño.

En la parte redondeada por el círculo queda patente que esa superficie es alcanzable desde el agua.

kaz2_1


Además, de estribor colgaban varias boyas igualmente alcanzables desde el agua.

kaz2_2


Desde ambas perspectivas, queda patente el daño de la vela que antes comentábamos, y que las autoridades atribuyen a los fuertes vientos que el domingo día 15 de abril azotaron las costas oceánicas.

Otra de las especulaciones que más fuerza ha tomado, dada la poca información fiable al cien por cien que nos llega desde Australia, es que pudieran haber abandonado el barco en el bote salvavidas que en un primer momento se dio por desaparecido. Las autoridades australianas creen que en ningún momento llevara dicho bote, con lo cual esta posibilidad se esfuma.

Con lo cual, terminada la búsqueda de los posibles supervivientes el día 22 (el agua tenía una temperatura demasiado fría para que pudieran sobrevivir de haber encontrarse en ella), el Kaz II parece estar a punto de unirse a la larga lista de naufragios misteriosos que desde aquí esperamos seguir narrándoos.

¿Cuál es vuestra teoría? Servidora, escatológica donde las haya, ha barajado la posibilidad del suicidio.

Más en Wikipedia, The Age.

Próximamente: High Aim 6.

3 comentarios:

Espontáneo dijo...

O el suicidio, o todo eso lo prepararon sus fantasmas...
que cosas más raras tiene el Globo

Anónimo dijo...

lo mas posibl es k fuesen piratas ya que en esas aguas abundan.

Anónimo dijo...

lo mas posibl es k fuesen piratas ya que en esas aguas abundan.