04 junio 2008

Trabajar es un placer...


Ser maniática, perfeccionista, autoexigente y programadora no es la mejor combinación posible. Sobre todo cuando estás sola en la oficina porque tus compañeros tenían visitas a clientes y tienes que quedarte atendiendo llamadas y gente variada que decide pasarse por tu oficina cuando no tiene nada mejor que hacer.

Estos días estoy desarrollando una aplicación de gestión integrada y facturación para un cliente bastante importante que tenemos, y me absorbe totalmente la atención. Me pongo los cascos, dejo las llamadas de lado y sólo me distraigo para poner algo en el Twitter.

Pero ayer, mientras estaba sola y dándole a la tecla con esa mirada medio extraviada que pongo cuando me concentro, entró un señor en la oficina. Un señor de esos de traje, que en un primer momento automáticamente piensas que es comercial.


Seguir leyendo...


Le miro y saluda.

- Hola - mira en la oficina -, ¿no están J ni A?
- Pues no...
- Es que venía a dejar un portátil y ellos saben lo que hacer. ¿Te dejo el cargador de batería?

"No, seguro que es mucho más divertido intentar arreglar el ordenador apagado..."

- Sí, claro.
- El caso es que además de X, quería que le mirarais el arranque, porque le metí un Windows Vista y ahora va muy lento.

"Eso te pasa por no tener ni p*** idea..."

- Claro, es que Vista consume bastante más recursos que XP y tarda en arrancar un tiempo considerable, sobre todo en este tipo de ordenadores...
- Ya, pero es que es mucho, mira.

Y sin más, sin darme tiempo a detenerlo, coge y enciende el portátil, como si yo no tuviera absolutamente nada más ni mejor que hacer que mirar arrancar el ordenador.

- Esto es normal...
- Ya, ya, pero mira ahora...

Pasan 30 segundos...

- Es normal.
- Y ahora se queda aquí...

Pasan otros 20 segundos...

- Sigue siendo normal. Vista tarda más en arrancar.
- Bueno...

A las dos horas escasas llama a mi compañero y de la conversación que tienen, deduzco que lo primero que le ha preguntado el fulano ha sido por el arranque del ordenador.

Hay algo peor que ser informático. Ser tía, joven e informática.

3 comentarios:

Emma Peel dijo...

Ganas de matar!
Normalmente, ser chica, joven y hacer cosas 'útiles' conlleva que no te tomen en serio.
Te lo digo yo, que con 22 era reportera (haciendo calle, jaja) y nadie me hacía ni caso.
Es denigrante, pero es así...

Kaoru dijo...

Uff... tú entonces tenías el tema del trato personal elevado a la enésima potencia...

Es algo que me parece todavía increíble, que estemos a día de hoy y nos sigamos encontrando con los prejuicios de siempre.

Muchas veces me toca coger el teléfono si mis compañeros andan liados, y la gente se piensa que soy la chica de los recados, simplemente por ser mujer y joven. Es ridículo...

Emma Peel dijo...

Ya, pues a mí ahora me pasa parecido. Llevo la comunicación de una productora pequeñita y ya me ha pasado alguna vez lo de
'sí, soy yo quien lleva prensa'
'ah, y no me puedes pasar con tu jefe?'

Gilip***as

(y a eso se le añade que he tenido un día de mierda, que son las dos de la mañana y que no puedo dormir. uff!)